Foto: https://www.alainet.org/

La economía verde es aquella que, reduciendo los riesgos en el ambiente y el daño en la ecología, permite mejorar la calidad de vida de una sociedad en pos de la equidad, enfoque que cada vez tiene más adeptos en el mundo debido a los beneficios que podría traer en lo laboral.

Según el informe realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de la ONU para el Medio Ambiente, una economía que respete el medio ambiente será capaz de generar entre 15 y 60 millones de empleos en el mundo en la próxima década.

Por esta razón, Chile ha ido migrando poco a poco hacia una economía más sustentable. Reflejo de lo anterior es el objetivo anunciado por el Gobierno de avanzar hacia una economía basada en el sol, destinando $764 millones de dólares en diez años para desarrollar el denominado Plan Estratégico Solar (PES), con lo que se espera generar cerca de 45 mil empleos verdes de cara al 2025.

Además, según los pronósticos de la OIT, se espera que la construcción de nuevos edificios amigables con el medio ambiente genere más de 6,5 millones de empleos para el 2030. Y efectivamente, junto a la energía, la construcción sustentable será el segundo sector de mayor crecimiento para empleos “verdes” en las próximas décadas.

EDUCAR PROFESIONALES VERDES
Actividades como la gestión de los espacios naturales protegidos, la agricultura y ganadería ecológica, educación y formación ambiental, los servicios ambientales a entidades y el turismo sostenible, ya crecen a pasos agigantados en nuestro país y el mundo.

Pero para lograr esta transición hacia un Chile sustentable, la creación de un capital humano avanzado en el área medioambiental es clave. Con el paso de los años, han surgido nuevas instituciones destinadas a la formación de profesionales verdes, como lo es el Instituto del Medio Ambiente IDMA, quien ofrece carreras orientadas completamente al cuidado del medio ambiente, con una alta demanda en el mercado laboral.

El modelo educativo del centro educacional es el de “aprender haciendo”, planteándose metodologías vivenciales que aseguren la eficacia de la formación y privilegiando los aprendizajes desde la experiencia. “Formamos líderes dispuestos a emprender y aportar al desarrollo sustentable de nuestro país”, comenta Alejandro Basaez, rector del Instituto del Medio Ambiente IDMA (idma.cl).

Basaez explica que las carreras que se imparten nacen del análisis que le han hecho a las transformaciones que sufre el mercado, en cuanto a sustentabilidad: “por ejemplo, el sector vinícola nacional está implementando estrategias para eliminar la huella del agua y también hay avances en el sector del retail e inmobiliario con conceptos de eficiencia energética”.

Para ello, cuentan con un Centro Tecnológico para la Sustentabilidad (CTS IDMA) en Buin con 18.000 m2 para la formación en terreno y una Casa Ecológica Demostrativa implementada con sistemas de ahorro y eficiencia energética en Estación Central donde los estudiantes trabajan y colaboran con la comunidad.

Desde 2017, los estudiantes de la institución tienen a su disposición el Centro de Ecoturismo y Conservación (CEC IDMA), “un espacio de 90.000 m2, ubicado en Puerto Montt a pasos del lago Chapo, destinado a la conservación, práctica y trabajo vivencial para que los estudiantes conecten con la naturaleza y la comunidad”, agrega el rector del IDMA (idma.cl).

Con el foco en el medio ambiente y especificación sustentable, el establecimiento cuenta con las carreras técnicas de Agricultura Ecológica, Ecoturismo, Turismo y Hotelería Sustentable, Energías Renovables y eficiencia Energética, Medio Ambiente, Construcción Sustentable, Salud y Terapias Naturales, Paisajismo Sustentable, Salud – Terapia Floral y Plantas Medicinales, Salud y Cosmetología Natural, entre otras.

Fuente: Diario Sustentable

Comparte esta nota en tus redes sociales