Foto: Pacto Mundial

El 93% de las empresas estudiadas cuenta con políticas o prácticas para la gestión medioambiental de su actividad. Esta temática se posiciona como el ámbito de la sostenibilidad más trabajado por las empresas, muy por encima de otros aspectos, como los derechos humanos y las normas laborales, hecho que demuestra el creciente compromiso de la sociedad con el respeto del entorno y la reducción de la huella medioambiental.

Así se desprende del análisis detallado que ha realizado la Red Española del Pacto Mundial de las memorias de sostenibilidad presentadas en el año 2018, cuyas principales conclusiones se pueden leer en la publicación recientemente presentada “Comunicando el Progreso 2018”.  Las aproximaciones son detalladas y dejan ver cómo la gestión del agua preocupa en gran medida a las empresas españolas y cómo se necesita mejorar en el empleo de energías renovables, entre otros puntos. El clima es la gran temática que ve aumentar su protagonismo, sobre todo en el caso de las grandes empresas.

Esta conciencia colectiva está impulsada en buena parte por la aprobación del Acuerdo de París, en el que se establece un plan de acción mundial que ponga el límite del calentamiento global por debajo de los 2ºC y por la Agenda 2030, en la que se recogen 3 Objetivos de Desarrollo Sostenible específicos para la acción climática (ODS 13, ODS 14 y ODS 15), y otros dos que pueden repercutir favorablemente en ella (ODS 7 y ODS 12).

En concreto, del análisis de las memorias de sostenibilidad realizado por la Red Española del Pacto Mundial se desprende que el 93% de las empresas españolas dispone actualmente de políticas o prácticas en el área de medioambiente, prácticamente el mismo dato que muestra la consulta a nivel internacional.  Específicamente, lo llevan a cabo el 97% de las grandes empresas y el 92% de las pymes, y es el sector de Utilidades y Energía, que por su naturaleza suelen tener un alto impacto ambiental en su actividad, el que más está trabajando este bloque.

La implementación de los Principios ambientales

La gestión de los Principios medioambientales (Principios 7, 8 y 9 del  Pacto Mundial) ha sido uno de los temas principales tratados en el análisis. En este aspecto, se ha analizado cómo las empresas analizadas los tienen en cuenta dentro de sus políticas o prácticas. Los resultados desvelan que, en su mayoría (82%), lo hacen a través del establecimiento de objetivos de consumo sostenible y uso responsable. A esta acción le siguen la determinación de metas e indicadores de rendimiento (65%) y el establecimiento de objetivos de producción de seguridad e higiene (61%).

En último lugar se encuentra la utilización de códigos voluntarios, llevado a cabo tan solo por el 50% de las empresas. En referencia a las medidas específicas que toman las empresas para implementar estos Principios, destacan: el trabajo en la eficiencia de recursos (74%), la utilización de sistemas de gestión medioambiental (60%) y la evaluación de impactos relacionados con el medioambiente (58%).

El clima, máxima preocupación sobre el impacto de las empresas

En relación con las áreas del medioambiente donde las empresas registran un mayor impacto, el agua se sitúa en primer lugar en el caso de las pymes, con un impacto de 3,29 sobre 5, siendo 5 el impacto máximo y 1 el impacto nulo. Para las grandes empresas, sin embargo, el impacto mayor se observa en el cambio climático, con un 3,19 sobre 5. En general, la biodiversidad y la gestión de energías renovables se encuentran un punto de media por detrás, con un 2,40 y un 2,08 respectivamente.

Por otro lado, en el informe también se ha tenido en cuenta el cálculo de la huella de carbono, herramienta utilizada para medir el impacto de las empresas en el medioambiente y con la cual éstas pueden calcular las emisiones de CO2 que expulsan a la atmósfera derivadas de su actividad. En este aspecto, se ha preguntado a las empresas si realizan mediciones de sus emisiones y a qué nivel, siendo el resultado que el 29% de las pequeñas empresas miden sus emisiones directas e indirectas de CO2, mientras que en las grandes empresas este porcentaje aumenta hasta el 69%.

Las energías renovables, un área de mejora

Respecto a las energías renovables, a través del análisis se llega a la conclusión de que todavía queda mucho camino por recorrer para alcanzar el objetivo de que un 20% de la energía consumida para 2020 sea renovable. En este sentido, tan solo el 1% de las pymes y el 3% de las grandes empresas cubren su 100% de energía usada con fuentes de energía verdes y, en general, el 82% de las empresas españolas adheridas al Pacto Mundial afirma usar menos del 24% de energías a partir de fuentes renovables.

En cuanto a su impacto en este ámbito, la puntuación es baja, siendo ésta un 2,08 sobre 5. Sin duda se trata de un ámbito de mejorar por parte del sector privado y que, dada la urgencia de su implantación, estará en la agenda de muchas empresas en los próximos años.

ODS 13, el objetivo más trabajado por las empresas del IBEX 35

El ODS 13: Acción por el clima, se posiciona como el Objetivo de Desarrollo Sostenible más trabajado por las empresas del IBEX 35, que ya están integrando este ámbito dentro de su estrategia empresarial. De hecho, para progresar en la consecución de este Objetivo, muchas empresas están realizando un análisis de las consecuencias que suponen en su actividad los efectos del cambio climático (57%) y algunas están llevando a cabo planes específicos para luchar contra el cambio climático (34%). En cuanto a los compromisos en reducción de emisiones, el 43% reporta en sus memorias de sostenibilidad un objetivo cuantificable de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, en el análisis observamos que la puesta en marcha de políticas medioambientales ha registrado una mejora significativa. De esta manera, 24 de las 35 empresas del selectivo incluyen información sobre reciclaje de materiales, frente a las 16 empresas del año anterior, y el 94% miden sus emisiones de gases de efecto invernadero teniendo en cuenta sus emisiones directas, indirectas e indirectas en la cadena de valor. Asimismo, el Ibex 35 en su totalidad informa sobre el consumo de combustibles derivados de su actividad.

 

Fuente: Pacto Mundial

Comparte esta nota en tus redes sociales