Foto: https://www.altonivel.com.mx

A pesar del auge que ha tenido la sostenibilidad en los últimos años, el objetivo principal del sector empresarial continúa siendo el mismo: optimizar las ganancias para los inversionistas. Por esta razón, se ha venido desarrollando un cambio de perspectiva de la sostenibilidad, el cual se vio reflejado, desde distintos puntos de vista, en La Cumbre de la Sostenibilidad realizado por Semana Sostenible. El fin principal es hablar de sostenibilidad y empresas como un todo que busca un objetivo común sin separar una de la otra. El mensaje es: Si es posible ser rentable por medio de la sostenibilidad o mejor aún, existe una mejor rentabilidad por medio de la sostenibilidad.

Camilo Ramírez, director de desarrollo del Sistema B realizó dos preguntas durante la Cumbre para entender esta nueva perspectiva…

¿Qué acción de mi empresa está solucionando un problema social y/o ambiental?

¿Qué porcentaje de mis ventas viene por esas acciones?

El Sistema B o las Empresas B, es un movimiento que está buscando una nueva genética económica que permita que los valores y la ética inspiren soluciones colectivas. Básicamente quiere crear una nueva generación de empresas que, a través de solucionar un problema social o ambiental, puedan obtener beneficios económicos, pero siempre pensando que el fin último no es el dinero. Las Empresas B son aquellas que buscan siempre el triple impacto y que nacen de ese propósito. Son empresas que ya se dieron cuenta que la sostenibilidad es rentable y que vale la pena invertir en el ambiente y la sociedad para que los negocios sean perdurables bajo una base sólida.

El beneficio intangible de ser parte de este movimiento es encontrar lealtad y confianza por parte del usuario o cliente de la empresa. Según Nilsen, el 66% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos, marcas o servicios de empresas sostenibles.
Otros beneficios de este tipo de empresas son:

  • Mejora continua
  • Difusión y posicionamiento
  • Actividades de intercambio y aprendizaje permanente
  • Atracción de talentos
  • Son más resilientes

Además en Colombia, Bancolombia le da prioridad a este tipo de empresas en los programas de aceleración del banco en donde los altos ejecutivos pueden ser mentores de sus proyectos. También, puedes acceder a las líneas de créditos preferenciales en factoring, créditos de libranza y conversión energética.

La otra perspectiva que fue presentada en La Cumbre de la Sostenibilidad, fue aquella expuesta por parte de los inversionistas. Las empresas son más atractivas para aquellos inversionistas que incluyen la sostenibilidad al momento de la toma de decisiones. Esta es la misión del PRI (Principles for Responsible Investment) en América Latina: enseñarles a los inversionistas cómo deben integrar la sostenibilidad al momento de evaluar una empresa para invertir.

Es claro que en esta nueva era, en la cual la sociedad está exigiendo más de las empresas, estas deben ir más allá de ser organizaciones solidarias y socialmente sensibles. Mientras que el movimiento del Sistema B está tratando de convencer a las empresas que la sostenibilidad es rentable; el PRI está en el proceso de convenimiento a los inversionistas para que destinen su dinero en empresas sostenibles lo cual generará que el mundo empresarial se convierta en un mundo rentable y sostenible.

Los dos enfoques están de acuerdo con que no es filantropía, no es sacrificar retornos; es sostenibilidad y es adquirir retornos por medio de ella. Para Eduardo Atehortua, director del PRI América Latina, es generar políticas internas de sostenibilidad para adelantarse a las políticas públicas. Con esto se están adelantando a las exigencias legales y sociales que está impartiendo el mundo tan cambiante en el cual estamos viviendo. Las compañías sostenibles son las más rentables del mundo y los inversionistas ya están cayendo en cuenta de ello.

Estos nuevos movimientos como el Sistema B y las asociaciones como PRI permiten evidenciar que los consumidores e inversionistas de hoy está pidiendo empresas sostenibles. Algunas empresas colombianas y del mundo ya lo saben y están trabajando en el mejoramiento continuo en los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y ambiental. Esperemos que con estos llamados de gobierno, inversionistas y usuarios comience la transformación total a un país sostenible en el cual su base pueda ser un sector empresarial comprometido con el desarrollo sostenible.

Fuente: Red de Periodistas por el desarrollo Sostenible

Comparte esta nota en tus redes sociales
Abrir chat
1
¿En qué podemos ayudarte?