Foto: http://elnoti.com/

Cuando una organización establece como uno de sus objetivos prioritarios gestionar la prevención de actos de corrupción y soborno en sus ámbitos interno y externo y en relación con sus grupos de valor, se focaliza en fortalecer la cultura ética, la toma de decisiones transparentes, las políticas institucionales y la identificación de los potenciales riesgos en esta materia, para evitar tanto actuaciones corruptas como la materialización de los impactos relacionados.

En Línea Temática hemos desarrollado el tema de la corrupción presentando su definición; los tipos de corrupción según la naturaleza de los beneficios apropiados; la estructura de riesgos de corrupción y la importancia de la rendición de cuentas. En una nueva entrega de nuestro boletín, el tema central fue la implementación de la línea ética en las organizaciones, la importancia de implementarla y sus beneficios como canal para la transparencia y salvaguardar la ética.

Se resalta como la gestión anticorrupción requiere además de la firme decisión de la alta dirección de las organizaciones, de herramientas de alcance global, de procesos y procedimientos como de los debidos controles, con el fin de fortalecer la gestión integral del riesgo de corrupción y la cultura ética y de transparencia, como valores supremos de actuación empresarial.

Desde este enfoque técnico Próxima ha desarrollado el Programa de Cumplimiento Anticorrupción, PCA, como parte de su portafolio de consultoría corporativa, una herramienta aplicable a las empresas de todo tipo, ubicación y tamaño.

El PCA convoca la voluntad y la participación de todos los niveles de una compañía, requiere del decidido liderazgo de la alta dirección y abarca las siguientes cuatro perspectivas de gestión: i) gobierno, ii) prevención, iii) detección e iv) investigación. Desde cada una surgen elementos para la acción según sea el objetivo, a fin de obtener un resultado integral de impacto positivo y transversal para la organización que lo adopta e instituye como programa para la sustentabilidad empresarial.

El equipo consultor de Próxima ha fortalecido el PCA al incluir en sus perspectivas las medidas y beneficios que ofrece la actual norma NTC- ISO 37001, de Sistemas de Gestión Antisoborno, diseñada para apoyar a las organizaciones a luchar contra el soborno a través del establecimiento de una cultura de integridad y transparencia.

Norma NTC-ISO 37001

Colombia ha decidido regular la responsabilidad de las personas jurídicas por actos de corrupción, gracias a la suscripción y la ratificación de convenciones internacionales contra la corrupción y, por otra parte, fomentar la autorregulación del sector privado. Se trata de dos prácticas complementarias que convergen hacia un mismo propósito: garantizar un campo de juego equitativo entre los actores del mercado y reducir así las consecuencias nefastas que tiene la corrupción en la sociedad, tales como la vulneración de los derechos humanos y el atraso en el desarrollo económico y social del país.

Teniendo en cuenta este panorama, desde febrero de 2016, el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (ICONTEC), la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República y la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) lideraron la construcción, aprobación y traducción de la Norma Técnica Colombiana NTC-ISO 37001 Sistemas de Gestión Antisoborno. Proceso que contó con la participación de representantes del sector público, privado, de gremios y firmas de abogados y de consultoría, entre otros.

Es importante resaltar que el valor de esta norma radica justamente en su flexibilidad, puesto que puede ser adoptada e implementada en una organización como un sistema independiente o puede ser integrada a uno ya existente. En cualquier caso, tiene en cuenta la naturaleza, el contexto, el tamaño y el sector económico donde opera la compañía.

Esta norma ayuda al cumplimiento por parte de la organización, tanto de las buenas prácticas internacionales como de los requisitos legales antisoborno en todos los países en los que desempeñe su actividad.

De la mano en contra de la corrupción

La ISO 37001 ayuda en la aplicación de programas de gestión contra el soborno, como lo es el PCA y mejora los controles existentes. A su vez, garantiza el cumplimiento de los controles nacionales e internacionales en materia de antisoborno y ayuda a proporcionar evidencia a los fiscales y/o tribunales de que la organización ha tomado los procedimientos necesarios para prevenir el soborno en el caso de que se lleve a cabo una investigación.

La norma ISO 37001 estipula una serie de medidas que deben ser implementadas por la organización para obtener la certificación y las cuales hacen parte integral del PCA en cada una de sus perspectivas que le dan foco al Programa y desde las cuales se centran las políticas, lineamientos y herramientas, como lo veremos a continuación:

Implementar el Programa de Cumplimiento Anticorrupción le ayuda a establecer las bases funcionales para que la organización llegue a obtener la certificación en la norma ISO 37001 de 2016 porque ayuda a estandarizar prácticas, procesos y procedimientos anticorrupción en las operaciones.

Adicionalmente permite que la organización tenga pleno conocimiento y cumpla con la legislación nacional e internacional, participe en las iniciativas y estándares mundiales en materia de gestión de la corrupción y la responsabilidad social.

Comparte esta nota en tus redes sociales